Famosos Historia Personas

Sirvientes que hicieron historia

sirvientes

Empleadas para las tareas del hogar 

A menudo pensamos que estamos predestinados para un trabajo en concreto, pero en ocasiones nos equivocamos, estos son ejemplos de personas que fueron contratadas como sirvientes y terminaron haciendo historia.

La criada de un profesor se hizo cargo del control de la astronomía

Edward Charles Pickering, fue un astrónomo estadounidense y cuarto director del Observatorio de Harvard. Por aquel entonces la mayoría de los trabajos de astronomía consistían en algo llamado “clasificación estelar”, donde se contaban y clasificaban estrellas. Muchas de las personas contratadas por el director, eran completamente inútiles para este trabajo. Cansado de tanta ineficacia, un día se volvió hacia un trabajador y le dijo: “¡Mi criada escocesa podría hacerlo mejor!”

Finalmente le ofreció el trabajo a su doncella, Williamina Fleming y después de trabajar como criada pasó a realizar tareas administrativas y cálculos matemáticos en el observatorio. Su eficacia hizo que el astrónomo confiara en ella para custodiar el archivo fotográfico y, con el tiempo, también le encargó reclutar y dirigir a otras mujeres.

Pickering reemplazó a todos los hombres por mujeres, estas se dedicaban a catalogar y clasificar estrellas midiendo variables como el brillo, la posición y el color de cada astro a partir de placas fotográficas, cobrando entre 25 y 50 centavos la hora, salarios muy inferiores a los de los hombres. Fueron conocidas como las Computadoras de Harvard, o “El Harem de Pickering“.

La mayoría de ellas hicieron grandes descubrimientos y aportaciones astronómicas. Como resultado del trabajo de estas mujeres, Pickering publicó en 1890 el primer catálogo Henry Draper, con más de 10 000 estrellas clasificadas según su espectro y que constituye la base del sistema utilizado en la actualidad.

De criada a emperatriz de Rusia

La emperatriz Catalina I de Rusia era originalmente la campesina polaca Martha de Lituania. Sus padres murieron de peste cuando ella tenía cinco años y ella comenzó a trabajar como criada para Ernest Glück, un pastor luterano de Marienburg. Tras la invasión de los rusos, Gluck se ofreció para ir a Moscú como traductor al servicio del mariscal de campo Borís Sheremétev, llevándose a Marta. Más tarde, pasó a ser criada y amante del príncipe Aleksandr Ménshikov, amigo íntimo de Pedro I, y primer Gobernador de San Petersburgo.

Se convirtió en amante de Pedro el Grande y en 1707 se casaron en secreto, después de que se convirtiera a la fe ortodoxa y tomara el nombre de Catalina Alekséievna. Tuvieron once hijos y cuando murió su esposo, Catalina fue emperatriz. A pesar de no tener sangre real gobernó a más de 15 millones de rusos.

Camarera hereda una fortuna

Barbara “Basia” Piasecka, nació en Polonia. Hija de un granjero, se graduó de la Universidad de Wroclaw con una maestría en Historia del Arte. Emigró a los Estados Unidos y consiguió trabajo como cocinera y posteriormente como camarera de la familia propietaria de Johnson & Johnson. Ella le hizo un comentario a John Seward Johnson sobre una de las obras que había adquirido y este quedó tan impresionado que la llevó a su oficina y le pidió su opinión sobre todas las obras que tenía allí. El análisis que realizó Basia demostró que sabía lo que hacía.

Johnson la contrató como supervisora de su colección. Dos años después, se casaron y ninguno de los hijos del magnate fue invitado a la boda. Tras doce años de matrimonio, a la muerte de su esposo, Basia heredó la mayor parte de sus bienes. Sus seis hijos llevaron el asunto a los tribunales y tras el juicio se les otorgó aproximadamente el 12% de la fortuna, dejando a Piasecka el control de la mayoría de los bienes.

Basia participó en varios proyectos de caridad, sobre todo en Polonia, a través de la Fundación Barbara Piasecka Johnson, que estableció en 1974. También fundó una escuela en Gdańsk para niños autistas e hizo donaciones a la iglesia y centros de bienestar social en su país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*