Business Salud

Señales de que tienes un trabajo tóxico

trabajo tóxico

Cuando ir a trabajar se convierte en un problema

Si te despiertas por la mañana con un profundo malestar ante la idea de ir a trabajar, no estás solo, una encuesta realizada la consultora WorkIt Daily  reveló que más del 70% por ciento de los trabajadores no se encuentran satisfechos con sus trabajos. Si tenemos en cuenta que pasamos una parte nuestra vida trabajando, esto es un hecho significativo. Estas son algunas señales de que tienes un trabajo tóxico.

Tu carga de trabajo no es razonable

A menudo nos quejamos de que nuestros superiores pretenden que hagamos el trabajo de cinco personas. Pero la mayoría de las veces esta queja es real. Lo sobrecarga de trabajo, nos conduce a estar constantemente retrasados y sentir que no podemos conseguir lo que se espera de nosotros en el tiempo asignado. Esto nos puede llevar a sufrir de ansiedad y depresión.

No respetan tus horarios

Para algunos empresarios es práctica habitual aprovecharse de un buen empleado cuando la carga de trabajo es excesiva. Es importante trabajar en una empresa en la que respeten tus horarios. Esto significa que no estás disponible para ellos las 24 horas del día, ni todos los de la semana y tampoco tienes por que cogerles las llamadas durante tu tiempo libre. Si ignoran tus horarios, algo no está bien.

No te sientes respetado

Es muy importante que nos respeten en el trabajo. Si tu jefe ignora tus ideas o te está faltando al respeto cuando crees que estás dando el 100% por la compañía, planteate cambiarlo ya que probablemente el malestar y la desmotivación hagan acto de presencia.

El trabajo está afectando tu vida privada

Piensa cómo es tu vida cuando no estás trabajando. ¿Ha cambiado algo significativamente? ¿Lo pasas bien fuera del trabajo? ¿Tienes ganas de hacer cosas tras una jornada laboral? Si cuando terminar de trabajar solamente tienes ganar de tumbarte en el sofá y ni siquiera los fines de semana te apetece hacer algo, eso es una mala señal. Si te sientes ansioso o estresado debido al trabajo es una señal de que necesitas hacer cambios.

Nuestra vida sexual también puede verse afectada. El estrés en el trabajo puede disminuir el deseo sexual porque genera una hormona llamada cortisol en nuestro cuerpo, que puede suprimir las hormonas sexuales. Si no puedes concentrarte en el sexo, es porque piensas mucho en tu trabajo.

Tienes ansiedad en el trabajo

Hay días en los que no tienes energía ni para salir de la cama, no te preocupes, es normal tener algún día de esto de vez en cuando. Pero si sufres dolores de cabeza, de estómago o cambios de apetito, tu cuerpo te está avisando de que algo está mal. Si notas estos síntomas cuando te estás preparando para ir al trabajo, es una señal de que tu lugar de trabajo es al menos parte del problema.

La gente renuncia sin parar

No eres el único que piensas que estás en un entorno laboral tóxico, seguramente tus compañeros de trabajo sientan lo mismo. Si todas las semanas renuncia alguien a su puesto y constantemente tienes nuevos compañeros, es una señal de que tu entorno de trabajo no es saludable.

Critican todo lo que haces

Si únicamente escuchas comentarios negativos sobre tu labor, tendrá consecuencias negativas en tu autoestima y probablemente no te sientas motivado para intentar mejorar. Además esto te impedirá exponer tus opiniones por miedo a ser rechazado.

Tus seres queridos notan el cambiado

Aunque te parezca que actúas de la misma manera, si tu familia y amigos notan que últimamente pareces triste o estresado, el trabajo podría ser el culpable. Piensa si ha habido algún cambio negativo en tu vida laboral ¿has recibido una reprimenda del jefe?, ¿han despido a un compañero con el que te llevabas muy bien?, ¿tienes más trabajo de la cuenta?. Estos cambios pueden afectar en tu vida más de lo piensas.

Desgraciadamente no todos tenemos un jefe como Dan Price, presidente de Gravity Payments, que en 2015 renunció a un sueldo de siete cifras para subir con ese dinero el salario medio de los 120 empleados de la empresa de Seattle, hasta los 70.000 dólares. En agradecimiento, la plantilla al completo le regaló tiempo después un Tesla Model S, el coche de sus sueños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*