Salud

¿No puedes dormir? Intenta esto

Esta técnica del ejército estadounidense te ayuda a quedarte dormido en 2 minutos. 

Se dice que dormir unas ocho horas completas cada noche es lo ideal, aunque no siempre es fácil. 

La falta crónica de sueño se ha relacionado con problemas graves, como diabetes, enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares, e incluso puede afectar la estructura del cerebro.  

Afortunadamente, existe un buen sistema para evitar esas horas de insomnio en las que parece que el cerebro no se calma. 

A militares del ejército de los Estados Unidos se les enseña este sistema para quedarse dormidos en lugares que no son muy tranquilos.

Este método del ejército está garantizado para ayudarte a dormir en 120 segundos 

Según informes, fue desarrollado por primera vez por los militares preocupados por los errores de pilotos con falta de sueño. 

Tras seis semanas de práctica, la técnica consigue una tasa de éxito del 96 por ciento. 

La técnica consiste en una combinación de relajación de los músculos, técnicas de respiración y visualizaciones.  

 ¿Te interesa? Muy bien, sigue leyendo.

¡Prepárate para dormir mejor!

Solo tienes que completar cuatro pasos para que funcione.

1) Presta atención a tu rostro.

Sin darte cuenta, probablemente lo tengas en  tensión. A menudo fruncimos el ceño, incluso cuando nos sentimos bien bien!

Esa tensión agrega estrés y dificulta conciliar el sueño.

Concéntrate especialmente en la lengua, la mandíbula y los músculos alrededor de los ojos. Procura relajarlos.

Te sientes mejor, ¿no?

2) Deja caer los hombros.

Al igual que la tensión en la cara, la de los hombros impide que te sientas lo suficientemente relajado como para quedarse dormido.

Comienza a relajar desde la parte superior de la cabeza, hasta las puntas de los dedos.

Bien, tu cabeza y tus brazos están relajados. Es hora de pasar al siguiente paso.

3) Respira lentamente.

Realiza una respiración larga y profunda. Toma aire y luego déjalo salir lentamente.

Concéntrate en seguir relajando tu cuerpo.

Deja que los músculos de tu pecho se relajen, sigue con el resto del cuerpo hasta los dedos de los pies.

Llegado a este punto, comenzarás a sentirse como te estuvieras fundiendo con tu colchón.  Si comienzas a tensarse en cualquier momento, repite estos tres primeros.

Ahora que el cuerpo está relajado, es hora de concentrarse en la mente.

4) Despeja tu mente.

Un truco es pensar en una pizarra.

Los pensamientos van a seguir surgiendo, pero en lugar de correr incontrolados, trata de redirigirlos. Escríbelos en la pizarra, después, simplemente borrarlos.

Hazlo durante unos 10 segundos antes de intentar visualizar alguna de las siguientes imágenes.

A. Flotas en una barquita.

Esta se desliza suavemente sobre un lago perfectamente plano. Una brisa muy ligera empuja la barca muy ligeramente.

Oyes algunos pájaros trinando en la distancia, y algunas libélulas zumban perezosamente cerca de la orilla.

B. Estás en una habitación oscura.

Estás acostado en una hamaca que se balancea suavemente.

La hamaca está hecha de terciopelo negro.

No hay sonidos en la habitación.

C. Repite un Mantra

Si no puedes evitar que los pensamientos alteren tu mente, trata de contrarrestarlos pensando, “No pienses”.

Repítete la frase para bloquear estos pensamientos más intrusivos.

Fácil, ¿verdad? ¡Puedes hacerlo!

Si no funciona la primera vez, ¡no te rindas!

Puedes necesitar varios intentos antes de que esta práctica funcione.

Incluso pueden pasar días antes de que puedas dormirte con facilidad. Pero vale  la pena intentarlo.

¡Que tengas dulces sueños!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*