Pareja Sexualidad

Matrimonio sin sexo

Aversión sexual

Lo que empezó con una relación sexual satisfactoria, con el tiempo, se convierte en un matrimonio sin sexo

Se considera un matrimonio sin sexo cuando la pareja solo tiene relaciones sexuales en promedio una vez al mes o menos. Del 15% al ​​20% de los matrimonios no tienen sexo.

Hasta hace poco los hombres eran los que más se quejaban de la falta de sexo, actualmente las mujeres se quejan de lo mismo.

Aproximadamente un 30% de los hombres y 50% por ciento de las mujeres confiesan tener poco o ningún deseo sexual. Los matrimonio cada vez tienen menos relaciones sexuales y algunos de ellos son perfectamente felices con eso. Estas son algunas de las razones por las que no tienes relaciones sexuales:

Estás ocupado y muy cansado

El sexo requiere energía, si estás agotado, no hay nada que hacer. Muchos cónyuges tienen que conciliar el trabajo, los estudios y el cuidado de los hijos. Al final del día no tienen energía para el sexo y eso es un problema. Si estás pasando por esta situación, aprende a decir “no” y retoma tu vida sexual.

Enfermedades

Depresión, dolor de espalda, artritis son enfermedades comunes con la edad y pueden limitar la actividad sexual. Los hombres además tienen otra preocupación: la disfunción eréctil.

Resentimiento en el matrimonio

Últimamente tu cónyuge no quiere tener relaciones sexuales, pregúntate ¿que necesita de mí?

A menudo el resentimiento comienza con cosas cotidianas, como no ayudar con las tareas domésticas o que uno de los dos piense que el otro debería estar reduciendo gastos, pero este resentimiento acabará con la pasión.

El hecho de que no sea un gran problema para ti, no significa que tu cónyuge no esté molesto. Evita el resentimiento hablando de ello y poniendo solución a las demandas de tu pareja.

Estrés 

La tensión que sufres constantemente es otro de los factores que dificulta la concentración en el sexo. Puede desencadenar cambios hormonales que disminuyen tu libido.

Quejas y Críticas

Detrás de un matrimonio sin sexo, siempre hay quejas y críticas. Si uno de los dos se siente criticado por su compañero, no será capaz de pensar en sexo ¿quién quiere quitarse la ropa delante de alguien que nunca está satisfecho?

No te quejes constantemente de lo que está haciendo mal, céntrate en las cosas que hace bien.

Aumento de peso. 

Después de los 40 años no es raro que los cónyuges de ambos sexos hayan engordado. Con sobrepeso tendrás menos energía a la hora del sexo y además puede que te sientas cohibido por tu apariencia.

Dependencia del otro

Si dependes de tu pareja para reforzar tú autoestima, es muy probable que tu y tu pareja seáis codependientes y eso es un gran problema. La codependencia crea relaciones adictivas que pueden volverse tóxicas.

Es hora cambiar

Si estás en un matrimonio sin sexo, y no estás contento con eso, habla abiertamente con tu pareja y cambialo.

Si sois capaces de restablecer la conexión perdida, será más fácil reanudar la intimidad física. Con el tiempo, será más natural volver a tener una relación sexual.

Si nos acomodamos en esta situación, puede que lleguemos a un punto donde sintamos que podemos vivir sin sexo, pero solo vosotros tendréis que valorar si os estáis o no perdiendo algo importante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*