Mundo Rankings

Los narcotraficantes más ricos de la historia

narcotraficantes
Si deseas escuchar el artículo, haz click aquí

Hombres y mujeres que acumularon fortunas inimaginables

Perseguidos por las autoridades por ser los líderes y miembros prominentes de los más grandes cárteles de drogas. Muchos de ellos engrosaron las listas oficiales de los más buscados en varios países. Poderosos, violentos y crueles, llevaban una vida de excentricidades y lujo gracias al sorprendente patrimonio que poseían. Estos son los 10 narcotraficantes más ricos de la historia:

Joaquín Guzmán: mil millones de dólares

chapo guzman

«El Chapo», arrestado en 2014, tenía la reputación de exportar más drogas que cualquier otro traficante a los Estados Unidos, heroína, metanfetaminas, cocaína y marihuana.

La DEA le apodó «el padrino del mundo de las drogas». En 2012, la revista Forbes estimó que su fortuna ascendía a mil millones de dólares. Guzmán confirmó que tenía una flota de submarinos, aviones, camiones y embarcaciones.

Griselda Blanco: dos mil millones de dólares

Griselda Blanco

También llamada «La madrina», «Reina del narcotráfico» o «La dama de la mafia», era una narcotraficante colombiana, miembro del Cartel de Medellín y parte del submundo del narcotráfico de cocaína en Miami.

Su red de drogas era extremadamente violenta. Se dice que fue responsable de al menos doscientos asesinatos durante el tiempo que transportó cocaína desde Colombia al sur de California, Miami y Nueva York. Sus competidores intentaron asesinarla, por lo que escapó a California. Fue arrestada y pasó diez años en la cárcel, desde donde dirigió su imperio. Finalmente la asesinaron a tiros en Medellín a los sesenta y nueve años.

Carlos Lehder: tres mil millones de dólares

Carlos Lehder

Cofundador del Cartel de Medellín y dueño de la isla Cay de Norman en las Bahamas, desde donde dirigía una red de transporte de cocaína. Fundó la organización paramilitar, Muerte a Secuestradores y el Movimiento Nacional Latino, centrado en destruir el tratado de extradición existente entre Colombia y los Estados Unidos. Se cree que actualmente Lehder continúa preso, aunque, como aceptó testificar contra el general Manuel Noriega, podría estar en un programa de protección de testigos.

Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela: cuatro mil millones de dólares

Hermanos Rodríguez Orejuela

Los hermanos se unieron con José Santacruz Londoño para formar el Cartel de Cali, que suministró el 70% de toda la cocaína en los EE.UU. y el 90% de la cocaína en Europa.

Gilberto fue arrestado, declarado culpable y enviado a prisión para cumplir una condena de quince años. Liberado por un tiempo volvió a ser capturado. Los hermanos Rodríguez Orejuela fueron extraditados a los Estados Unidos donde se declararon culpables de tráfico de cocaína y blanqueo de dinero, a cambio de obtener inmunidad para veintinueve miembros de su familia.

José Gonzalo Rodríguez Gacha: cinco mil millones de dólares

José Gonzalo Rodríguez Gacha

Conocido como «El Mexicano», desarrolló una alianza lucrativa con la familia Ochoa, que se convirtió en el Cartel de Medellín. Fue el pionero de las nuevas rutas del narcotráfico en Houston, Texas, Los Ángeles, California y México.

Creó el laboratorio más grande de la jungla para producir y empaquetar cocaína llamado Tranquilandia. Cuando fue descubierto por la DEA y la Policía Nacional de Colombia, destruyeron más de trece toneladas de cocaína. Fue asesinado a los cuarenta y dos años por la policía.

Khun Sa: cinco mil millones de dólares

Khun Sa

Nacido en Birmania y apodado «El Rey del Opio», llevó a cabo un extenso contrabando de opio en el Triángulo Dorado. Entre 1976 y 1996 dominó el tráfico de dicha sustancia. Tuvo unos diez mil hombres a su cargo. Utilizó el apoyo de los gobiernos birmano y tailandés para lograr sus objetivos. Nunca fue detenido, falleció en 2002.

Jorge, Juan David y Fabio Ochoa: seis mil millones de dólares

Hermanos Ochoa

Los hermanos Ochoa, fueron miembros principales del peligroso Cartel de Medellín. Formaban parte de una familia de criadores de ganado que también tenía negocios de hostelería. Estuvieron involucrados en numerosos arrestos, acusaciones e intentos de extradición en varios países.

En 1984 su poder estaba tan arraigado que el cartel hizo un anuncio público de que cada extradición colombiana resultaría en diez jueces colombianos asesinados. 

Cada uno llegó a tener más de seis mil millones de dólares. Jorge Ochoa figuró en la lista Forbes como uno de los veinte hombres más ricos del mundo.

Dawood Ibrahim Kaskar: siete mil millones de dólares

Dawood Ibrahim Kaskar

Fundó D-Company, identificado por el Congreso de EUA como sindicato del crimen. En 2011, estaba en el tercer lugar en los Diez criminales más buscados del mundo, acusado de terrorismo, narcotráfico, extorsión, asesinato y asesinatos selectivos. 

Actualmente vive en Karachi, Pakistán. Se cree que controla el sistema de transferencia de dinero llamado hawala. Su organización opera en India, Asia del Sur, África, el Reino Unido, Europa Occidental y Medio Oriente.

Amado Carrillo Fuentes: veinticinco mil millones de dólares

Amado Carrillo Fuentes

Líder del Cártel de Juárez. Tras asesinar a su jefe y apoderarse de cártel, construyó un imperio de tráfico de drogas multimillonario. LLamado «El Señor de los Cielos», transportaba los estupefacientes en su enorme flota de aviones. 

Intentando evadir a las autoridades, Carrillo se sometió a una operación de cirugía plástica. La operación no tuvo éxito y murió en la intervención.

Pablo Escobar: treinta mil millones de dólares

Pablo Escobar

Pablo Emilio Escobar Gaviria, «El zar de la cocaína», gobernó durante dos décadas el mercado de la droga internacional. Se le atribuye el establecimiento de las primeras rutas exitosas de contrabando a los Estados Unidos.

Líder del Cártel de Medellín, conocido por asesinatos y masacres de políticos y funcionarios encargados de hacer cumplir la ley. Muy popular en Colombia por construir campos de fútbol y casas para los más desfavorecidos. Fue abatido por la Policía Nacional de Colombia a los cuarenta y cuatro años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*