Salud

Los 5 signos de demencia en mi padre

Alzheimer

Lo que hace terrible esta epidemia es que, a pesar de las numerosas teorías sobre la demencia, todavía no se sabe cuál es la causa. La enfermedad de Alzheimer es el tipo más común, representa hasta el 80 por ciento de los casos, incluido el de mi padre.

La enfermedad de Alzheimer de mi padre no se le diagnosticó hasta que llegó a sus etapas finales debido a su edad; solo tiene 69 años.
Apenas el 5 % de los pacientes de Alzheimer experimentan un inicio temprano, antes de los 65 años.

Ahora me doy cuenta de que hubo señales tempranas de que la mente de mi padre empezaba a deteriorarse, aunque la mayoría de los síntomas son cosas que atribuimos a la edad.

Echando la vista atrás, estos son los primeros síntomas de Alzheimer que se manifestaron en mi progenitor.

1. Perdía constantemente sus llaves y el teléfono

Al principio era algo parecido a una broma en nuestra familia, pero en el contexto de la demencia, este tipo de falta de mentalidad crónica era probablemente más que un mal hábito.

Por supuesto, todo el mundo puede perder el teléfono o las llaves, pero cuando la frecuencia es casi diaria, podría ser un signo de un problema grave.

2. Hacía siempre las mismas preguntas

Si le visitaba siempre debía de responder a las mismas preguntas.

Uno de ellas era, inevitablemente, “¿Has venido en taxi?”

Esta preguntas reiteradas eran fastidiosas de responder, por supuesto, pero también una señal de alarma que no supe descubrir.

Según la Asociación de Alzheimer, el olvido crónico y solicitar la misma información una y otra vez es otra señal de advertencia.

3. Evitaba las relaciones sociales

Mi padre ha sido una persona extrovertida durante toda su vida y tiene muchos amigos y conocidos, pero cuando se mudó a otra ciudad con mi madre hace 8 años, comenzó a evitar situaciones sociales, especialmente si eso requería conocer gente nueva.

Como supimos más tarde, el aislamiento social también es un signo temprano de demencia.

4. Perdió orientación

Cuando mi padre se fue del lugar donde había vivido toda su vida, empezó a tener problemas para orientarse, tenía dificultades para conducir hasta mi casa.

La enfermedad de mi padre se había iniciado más o menos en el momento en que se mudó, por eso tiene sentido que le resultase difícil orientarse desde ese lugar.

5. Pérdida de peso inexplicable.

Mi padre siempre ha sido un hombre de peso y altura normal, pero en los últimos años, parecía ir encogiéndose.

Cuando le diagnosticaron Alzheimer, pesaba menos de 56 kilogramos.

Según un informe publicado por la Academia Americana de Neurología en 2009, las personas que desarrollarán demencia comienzan a perder peso al menos diez años antes del diagnóstico. Otro informe, en 2010, vinculó la pérdida de peso involuntaria con la enfermedad de Alzheimer y, específicamente, con la rápida progresión de la enfermedad.

Mi padre ha pasado por las últimas tres etapas del Alzheimer en aproximadamente dos años.

Si sospecha que un ser querido podría estar experimentando los primeros signos de demencia, trate de persuadir a esa persona para que visite a un médico de inmediato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*