Salud

Lo que nunca debo hacer a mi vagina

Braguitas

Mantener la vagina en buenas condiciones es fácil

Es tan sencillo como tener una higiene adecuada, llevar una dieta saludable, usar ropa interior adecuada y practicar ejercicio diariamente.

La vagina de naturaleza ácida, contiene bacterias beneficiosas que te ayuda a combatir las infecciones y mantener un nivel de pH adecuado.
Algunos de los problemas más frecuentes que puedes sufrir son: picor, ardor y secreción de la vagina.

Y pueden estar producidos por bacterias, virus, hongos o incluso productos de higiene. El tratamiento contra las infecciones vaginales consiste en la administración de medicamentos antiinfecciosos o antimicrobianos.

Estas son algunas de las cosas que nunca debes hacer a tu vagina:

Usar ropa interior muy ajustada

Usando ropa interior muy ajustada, puedes provocar irritación de la piel e irritación vaginal. Además puede causar pelos encarnados, que a menudo son muy dolorosos y difíciles de tratar. Según la ginecóloga Alyssa Dweck ” si la vagina está constantemente tapada sobre todo por un tejido que no absorbe la humedad, esta se acumula, creando el caldo de cultivo perfecto para las bacterias”. Usa ropa interior adecuada a tu talla y de tela que sea transpirable.

Duchas vaginales ¡no gracias!

Nada de duchas vaginales, pueden causarte problemas con el equilibrio del pH vaginal, provocando infecciones como la candidiasis o la vaginosis bacteriana.

Hay mujeres que utilizan las duchas para sentirse más limpias, eliminar olores desagradables, como escudo para enfermedades de transmisión sexual o incluso para prevenir el embarazo después del coito. Sin embargo todos expertos dicen que las duchas no sirven para ninguno de estos propósitos.

La vagina es autolimpiable, por lo que no necesitas duchas para tenerla más limpia. Solamente necesita lavarla con agua tibia para mantenerla en buenas condiciones.

Cuidado con el vello púbico

Cuidado con las depilaciones, es un zona extremadamente sensible. Puedes causarte cortes, desgarros o provocar que aparezcan los temidos pelos encarnados. Ninguna de las opciones para la depilación que habitualmente usas, son buena para la piel sensible.

Según un estudio publicado en el International Journal of STD & AIDS, la eliminación del vello púbico puede aumentar su probabilidad de contraer una enfermedad de transmisión sexual, ya que la eliminación del vello afecta la membrana de la piel, lo que facilita la entrada de bacterias al cuerpo.

El vello púbico absorbe la humedad protegiendo el área de las infecciones. Es mejor que en vez de depilarte lo recortes.

Nunca uses vaselina como lubricante

Aunque a priori te parezca buena idea, no debes usarla para lubricar tu vagina.

Puede eliminar el equilibrio de pH y dejarte expuesta a una infección o irritación . Además al no tener una base de agua, puede afectar al preservativo que estés utilizando y es muy difícil limpiar después del coito.

Jamas la dejes mojada

Aunque lleves prisa y te hayas duchado rápidamente, nunca la dejes sin secar. Sécala suavemente con la toalla. Si no la haces estás creando el ambiente perfecto para que se desarrolle una infección ya que las bacterias proliferan en un ambiente húmedo.

¿Baños de vapor vaginal?

La última tendencia en limpieza vaginal, llega de la mano de la actriz Gwyneth Paltrow. Consiste en quitarse la ropa interior y sentarse en sillas especiales que tienen vapor infundido con hierbas que salen directamente de ellas hacia su vagina.

Aunque la mayoría de los spas que tienen este servicio, afirman que mejora la higiene femenina y equilibra las hormonas, no es cierto.

La realidad es que puede quemar la piel sensible dentro y alrededor de la vagina, pudiendo incluso causar daño a la vejiga y al recto. Además aumenta el riesgo de infección ya que el vapor afecta al equilibrio de las bacterias que se encuentran dentro de la vagina.

No la perfumes

Dado la delicadeza de la zona, no es recomendable usar jabones perfumados ni perfumes. Ya que al tener productos químicos te puede provocar infecciones e irritaciones.

No cambiar la compresa o tampón con frecuencia

El pH de la sangre durante la menstruación es más alto que del resto de los días. Si utilizas una compresa o tampón durante mucho tiempo, tendrás más riesgo de sufrir una. Está demostrado que muchas mujeres sufren más de infecciones vaginales durante la menstruación. Cambiate a menudo y evitaras problemas desagradables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*