¿Sabías que...?

Las parejas de asesinos más espeluznantes

Raymon-y-Martha

Asesinos en serie que actuaban en pareja

No todos los criminales actúan en solitario, a lo largo de la historia han existido varias parejas con una pasión en común: el asesinato.

A menudo uno de los dos es el dominante y el otro simplemente se deja llevar. Aunque en otras ocasiones la pareja es una combinación de dos sociópatas que buscan un amor y un socio criminal. Estas son algunas de las parejas más sangrientas.

Raymond Fernández y Martha Beck

Conocidos como “Lonely Hearts Killers” (los asesinos de los corazones solitarios). A finales de los años 40, Martha conoció a Raymond a través de un anuncio en un periódico y comenzó a sentir una gran atracción por él. Poco tiempo después Beck abandonó a sus dos hijos y se mudó a Nueva York para vivir con Raymond, bastante mayor que ella. Se hacían pasar por hermanos y respondian los anuncios de corazones solitarios del periódico local. Fernández seducía y robaba a las mujeres. Se cree que entre los dos sumaron más de veinte víctimas, entre ellas una niña de dos años, antes de ser arrestados. El 8 de marzo de 1951, ambos fueron ejecutados en la silla eléctrica.

Paul Bernardo y Karla Homolka

Conocidos como Barbie y Ken. A finales de los años 80, Paul de veintitrés años conoció a Karla de diecisiete, en una convención de mascotas. Enseguida se comprometieron y dos años más tarde se casaron. Poco tiempo después empezarían a tener problemas, debido al sádico temperamento de Paul y las agresiones físicas que continuamente sufría Karla. En enero de 1993, Karla llamó a la policía, para denunciar una agresión de su marido. Una vez que la policía llegó allí, muy asustada comentó que temía terriblemente a Paul. Pero esto no fue lo único que confesó, además confesó todos los crímenes que había cometido junto a su marido desde 1991 y las violaciones que este había cometido a lo largo de los años. Bajo la influencia de su marido, Homolka hizo lo que le pedía, incluido el secuestro de mujeres jóvenes para su beneficio sexual y violento. Nada estaba fuera de los límites, ni siquiera la virginidad y muerte de la hermana menor de Homolka, que supuestamente se ofreció a Bernardo como regalo.

El día del arresto de la pareja, la policía encontró seis vídeos en su casa en los que se veía como dos jóvenes habían sido torturadas y violadas brutalmente por Paul y Karla. Además violó y asesinó a Leslie Mahaffy de 14 años de edad y a Kristen French, de 15 años.

Paul Bernardo, El violador de Scarborough, además de los cargos por asesinato, fue acusado de más de 40 agresiones sexuales. El 1 de septiembre de 1995, le condenaron a Cadena perpetua.

Karla recibió una sentencia reducida a cambio de declarar contra su marido, siendo condenada a doce años de prisión.

Charles Starkweather y Caril Ann Fugate

Charles y Cari

A los dieciocho años Charles Starkweather, conoció a Caril Ann Fugate, que tenía trece y era hermana de Barbara Fugate, la novia del mejor amigo de Starkweather. En la década de 1950, asesinaron a once personas (entre ellos la madre, la hermana y el padrastro de Fugate) en Nebraska y Wyoming en tan solo dos meses.

La pareja fue capturada el 29 de enero de 1958. Starkweather fue ejecutado en la silla eléctrica, diecisiete meses más tarde. Fugate que nunca confesó su participación en los crímenes fue condenada a cadena perpetua, pero al ser conmutada la sentencia, salió en libertad condicional en 1976, tras haber permanecido diecisiete años en prisión.

Su historia inspiró a Oliver Stone y Quentin Tarantino en la realización del guión para la película Natural Born Killers (Asesinos Natos).

Gerald y Charlene Gallego

Gallego comenzó su carrera criminal a los trece años, cuando abusó sexualmente de una niña de seis años. Tuvo 23 arrestos y cumplió condena por un delito de robo antes de su ola de asesinatos. Se casó seis veces antes de conocer a Charlene Williams.

En tan solo dos años, Gerald y Charlene, se convirtieron en una de las parejas en serie más mortíferas. Mataron al menos a diez jóvenes, normalmente de dos en dos. Recorrían los centros comerciales en busca de adolescentes, a las que Charlene atraía a su camioneta con promesas de marihuana gratis.

Allí se encontraban con un Gerald armado, que las obligaba a subir a la camioneta y las llevaba a un descampado. Todas las víctimas fueron violadas, golpeadas y asesinadas y sus cuerpos arrojados en lugares dispersos.

Craig Miller, de veintidós años, y su novia, Mary Elizabeth Sowers, de veintiuno, tuvieron la mala fortuna de cruzarse en su camino. Fueron secuestrados a punta de pistola en el Arden Fair Mall. Gerald les obligó a subir a la camioneta a la vista de los amigos de las víctimas, quienes lograron captar su número de placa y alertar a la policía.

Gerald asesinó a Craig de inmediato, luego él y Charlene llevaron a Mary a su apartamento, donde la violaron y torturaron durante varias horas. Finalmente, la llevaron al campo y le dispararon tres veces.

En 1983, Gerald fue condenado a muerte en la cámara de gas, aunque no llegó a cumplir la condena ya que en 2002, murió de cáncer mientras esperaba su ejecución. Charlene tras declarar contra Gerald fue condenada a dieciséis 16 años y ocho meses de prisión.

Myra Hindley y Ian Brady

Conocidos como Moors Murderers o los “Asesinos del páramo“, ya que gran parte de sus víctimas fueron enterradas en la pradera de Saddleworth, en el condado de Lancashire.

En la década de 1960, Myra Hindley e Ian Brady secuestraron, agredieron sexualmente y asesinaron a cinco niños de entre diez y diecisiete años. Después de asesinar a sus víctimas, se tomaban fotos con sus cuerpos o tumbas. Fueron entregados por un cuñado de Hindley al ver a Brady matar a su última víctima. Confesaron los cinco asesinatos, pero las autoridades solamente encontraron tres tumbas en la pradera de Saddleworth.

Myra e Ian fueron condenados a cadena perpetua. Hindley murió mientras estaba encarcelada. Brady tras pasar diecinueve años en prisión, declarado mentalmente insano y llevado al hospital psiquiátrico de Broadmoor, donde se falleció el 15 de mayo de 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*