Mundo Varios

LOS CHINOS ARRUINAN HASTA A LAS MONJAS DE CLAUSURA

Empresas chinas, italianas y polacas ofertan hostias a mitad de precio que las novicias españolas. 

Los cristianos adoptaron “hostia” para referirse con ella a Jesucristo, quien, según sus escrituras, murió y resucitó al tercer día.

En la jerga católica, la hostia es el pan consagrado. El maná de cada día. En misa, la oblea equivale al cuerpo de Cristo.

La mayor parte de las hostias que se consumen en todo el mundo se elaboraban principalmente en las comunidades religiosas, aunque la cosa ha cambiado.

Ahora se venden hasta en Amazon y en otros sitios en internet, como Holyart, que ofrece servicio de venta online. Ofrecen una bolsa con 500 hostias de “Pane per l´eucarestia” por 2,99 euros. Dos menos que lo que cobran las monjas españolas. 

No pueden competir con ellos. En un convento español, el precio de 500 obleas ronda los cinco euros. Las que vienen de China, Polonia o  Italia tienen la mitad de precio y se puede conseguir fácilmente en Amazon o en otras tiendas online.

La fabricación de estas formas consumidas en actos religiosos de todas las parroquias es una actividad asociada a las monjas de clausura. En otros  tiempos, en algunos monasterios de España se elaboraban unas 20.000 hostias al día, lo que suponía importantes ingresos para la congregación.

Las religiosas se han visto obligadas a buscar salidas a su negocio, por lo que han informatizado conventos y empezado a crear sitios web para competir en la venta online, aunque puede que hayan llegado tarde, pues ahora, son los chinos los que más hostias reparten en el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*