¿Sabías que...?

El olor de mis abuelos

cara-vieja-joven

Empieza a partir de los 30 años

Ese olor peculiar se manifiesta especialmente a partir de los 60 años, aunque se empieza a desarrollar gradualmente a partir de los 30. No aparece por falta de higiene o por el sudor u otros fluidos corporales.

Lo causa la molécula 2-nonelal, que se genera en la piel al oxidarse de forma natural los ácidos grasos de la barrera lipídica.

El 2-nonenal [puro] huele muy mal y es muy reconocible. La compañía japonesa Shiseido fue la primera en documentarlo en 2001. Los japoneses, muy respetuosos con sus mayores, denominan a esta esencia corporal kareishu, “el olor de los abuelos“.

Curiosamente, el Kareishu, es menos intenso y menos desagradable que el olor corporal de individuos jóvenes o de mediana edad. 
Los participantes de un estudio del Monell Chemical Senses Center (Universidad de Pensilvania), distinguieron la edad por el olor, y calificaron el de la gente mayor de neutral y menos desagradable que el de los jóvenes y de mediana edad. 

Cara vieja joven

Según este estudio,el olor corporal del ser humano va pasando por diferentes etapas dependiendo de la edad, de tal manera que su composición química varía conforme se van cumpliendo años.

No hay problema cuando existen algunas moléculas diseminadas por toda la piel. El problema aparece entre los 30-40 años, cuando se multiplican. Los cambios hormonales de la madurez aumentan la producción de lípidos en la superficie de la piel reduciendo la capacidad antioxidante natural, entonces se aumenta exponencialmente la peroxidación, generándose más 2-nonenal haciendo que el cuerpo genere ese olor que se nota en las residencias de ancianos.

Este olor no se va por más que nos esmeremos con la higiene

Los lípidos no son solubles en agua, por eso el olor relacionado con los ácidos grasos es difícil de eliminar.

La pérdida de capacidad olfativa, impide percibir olores

Según se va envejeciendo se pierde capacidad olfativa impidiendo percibir olores como el guiso del vecino o el césped recién cortado.

A partir de los 70 casi se es inmune al olor por la pérdida de fibras olfativas y la pérdida de neuronas encargadas de procesar las fragancias.
El 62,5 % de los mayores de 80 años padecen alguna merma en sus capacidades para detectar aromas. 

Por tanto, y según diversos estudios el olor a abuelo existe y generalmente se asocia con emociones agradables que generan sensaciones positivas en el cerebro.

15 consejos para que llegues a los 100 años

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*