Preguntas y respuestas

Cómo pueden ayudarme las 12 leyes del karma

Karma

En la religión budista y en el hinduismo, es una creencia según la cual toda acción tiene una fuerza dinámica que se expresa e influye en las sucesivas existencias del individuo.

La raíz de la palabra Karma proviene del sánscrito kri. Significa “hacer” o “actuar”.

Para asegurarte de que tu karma se mantenga en un equilibrio saludable, sigue las siguientes 12 reglas:

1. Ley de causa y efecto

Lo que hagamos volverá a nosotros.

Ten en cuenta siempre eso de cosechas lo que siembras. Todo lo que des o hagas, te volverá en algún momento. Para lograr cosas positivas como el amor, la felicidad, satisfacción…, primero debes amarte y estar en paz contigo mismo.

2. Ley de la creación

La vida no sucede por sí sola, tenemos que hacer que suceda.

La vida no es un juego de azar. Es lo que hacemos de ella, no solo sucede.  Deja de buscar el verdadero “yo”, es más importante crear tu propio “yo”. Esto funciona mejor cuando te rodeas de personas y cosas que te gustan.

Es más difícil de lo que parece crearse un “Yo” propio, porque casi todo lo que te rodea influye en tu interior.

3. Ley de la humildad

Debemos aceptar algo antes de poder cambiarlo.

Tuviste un mal día y acabaste frustrado por todo lo que te sucedió… Vale. Ahora puedes dar el primer paso, es decir, aceptarlo, y prepararte para el segundo paso: el cambio.

4. Ley del crecimiento

Al cambiarnos a nosotros mismos, cambiamos nuestra vida.

Acepta que si quieres un cambio en tu vida, tu relación, el trabajo o lo que sea, debes comenzar por ti mismo. 

Es bastante simple: no puedes cambiar todo y a todos, pero sí puedes cambiarte a ti mismo.

5. Ley de responsabilidad

Somos responsables de lo que sucede en nuestras vidas.

¡Evita caer en la autocompasión! No conseguirás nada por culpar a los demás de las cosas que salieron mal. Incluso si se trata de circunstancias que realmente escapan a tu control, asume tu parte de responsabilidad.

Si las cosas te salen constantemente mal, entonces algo falla en cómo manejas tus problemas.

6. Ley de conexión

El pasado, el presente y el futuro están conectados.

Todo está conectado y esto también se aplica a nuestro pasado, que está conectado con el presente, que a su vez influye en el futuro.

Cada tarea debe hacerse paso a paso, pero con el motivo ulterior de que cada paso cuenta y es igualmente importante.

Cada pequeña cosa influye en tu bienestar y, por lo tanto, también en qué dirección irán las cosas en el futuro. Ten en cuenta de que hay muchos aspectos que pueden influir en tu vida.

7. Ley de enfoque

No podemos pensar en dos cosas diferentes al mismo tiempo.

La multitarea no es para todos, y además, generalmente tampoco es productiva. El éxito solo se garantiza si se enfoca en una cosa.

Si te centras en los valores espirituales y te preocupas por lo que es realmente importante, es casi imposible que surjan pensamientos negativos.

8. La ley del dar y la amabilidad

Nuestro comportamiento debe coincidir con nuestros pensamientos.

Se trata de hacer cosas desinteresadamente buenas. Así, tu comportamiento externo debe adaptarse a tus pensamientos internos.

Compartir cosas hermosas con personas que nos gustan, o simplemente mostrar una sonrisa, vale la pena.

9. La ley del aquí y el ahora

No podemos vivir el presente si miramos hacia el pasado.

¡Deja que el pasado se quede atrás! No puedes vivir aquí y ahora si no dejas que tu pasado pase.

¡Dedícate a crear nuevos recuerdos y experiencias!

10. Ley del cambio

Todo se repite hasta que aprendemos y cambiamos.

Las circunstancias se nos repiten hasta que finalmente aprendemos lo que necesitábamos aprender.

En ese sentido, el cambio no es de ninguna manera algo malo. 

11. Ley de Paciencia y Recompensa

Las recompensas más grandes requieren persistencia.

Las recompensas suelen llegar tras mucho esfuerzo. Aunque la clave, por lo general, es no forzar nada. Triunfarás si realmente disfrutas haciendo tu trabajo. Si ese es tu caso, las recompensas no suelen tardar mucho en llegar.

12. Ley del significado y la inspiración

A veces hay que echar un vistazo general y no solo a lo más cercano. Cuando lo hagas, te darás cuenta de cuánto afectan tus acciones y comportamiento en tu entorno.


Como puedes ver, el karma es una forma de guiarnos y animarnos. Esto hará que tu vida, así como la búsqueda de soluciones para los problemas, sea más fácil.

Cuando nos pasan cosas malas, no debemos pensar en ellas como castigo o mal karma. Es una oportunidad para que aprendamos la lección y hagamos los cambios necesarios para romper el ciclo. 

Procura deshacerte de la energía mediocre y negativa. Cambiar nuestro karma es un proceso gradual y lo que hagamos hoy, cambiará nuestro futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*