¿Cómo...? Niños

12 motivos por los que lloran los bebés y cómo calmarlos

Llorón

Los bebés lloran, no hay manera de impedirlo. Es su manera de comunicar hambre, dolor, miedo, o cualquier necesidad. Entonces, ¿cómo saber exactamente lo que está tratando de decirte?

Estas son las razones más comunes por las que los bebés lloran:

Hambre

Probablemente es lo primero en que pensarías cuando tu bebé llora. Aprender a reconocer los signos del hambre te ayudará a alimentarle antes de que llore.

Algunos signos de hambre en los recién nacidos es el chasquido de labios, un reflejo de recién nacido que hace que giren la cabeza hacia tu mano cuando le acaricias la mejilla, y también que se lleven las suyas a la boca.

Problemas estomacales por cólicos y gases

La tripita provoca mucho dolor. El llanto por cólico se describe como inconsolable durante al menos tres horas al día, al menos tres días a la semana, al menos tres semanas seguidas.

Si el bebé se queja y llora justo después de ser amamantado, es posible que tenga algún tipo de dolor abdominal.

Incluso si no tiene cólicos y nunca ha tenido molestias después de comer, un ataque ocasional de dolor por gases puede hacer que se sienta mal hasta que pase. Si sospechas que esta es la razón de su llanto, túmbale de espaldas, agarra sus pies y mueve sus piernas con suave movimiento de pedaleo.

Necesita eructar

Si llora después de comer, un buen eructo puede ser todo lo que necesite. Los bebés tragan aire cuando maman o chupan del biberón y esto puede causarles molestias si no se libera.

Pañal sucio

Algunos bebés avisan de inmediato cuando necesitan ser cambiados. Otros pueden tolerar un pañal sucio durante bastante tiempo. De cualquier manera, esto es fácil de verificar y simple de remediar.

Necesita dormir

Parece que cuando están cansados ​​deberían dormirse en cualquier momento y lugar, pero esto es más difícil de lo que piensas. Los bebés pueden quejarse y llorar, especialmente cuando están demasiado cansados.

Quiere que le acunes

Los bebés necesitan caricias; les gusta ver las caras de sus padres, escuchar sus voces, sus latidos de corazón, e incluso pueden detectar su olor personal. El llanto puede ser su forma de pedir que se les coja en brazos.

Puede que te preguntes si le consientes demasiado abrazándolo tanto, pero durante los primeros meses de vida no importa. Para darle un poco de alivio a tus brazos, llevar a tu bebé en un cabestrillo.

Demasiado frío o demasiado caliente

Si siente frío, como cuando le quitas la ropa para cambiarle el pañal o le limpias el trasero con una toallita, puede protestar llorando.

A los recién nacidos les gusta mantenerse calientes, pero no demasiado calientes. Como regla, se sienten cómodos usando una capa más de la que necesita para estar cómodo. Es menos probable que los bebés se quejen de tener demasiado calor que de estar demasiado frío, y no llorarán por ello tan fuerte.

Llorón

Algo doloroso y difícil de percibir

Un ejemplo de como pueden ser molestados por algo difícil de detectar es un cabello liado alrededor de un dedo que le corta la circulación. Los médicos lo llaman “torniquete de pelo” y es una de las primeras cosas que buscan si un bebé parece llorar sin motivo.

Algunos son más sensibles a cosas como etiquetas o telas ásperas. También pueden ser muy exigentes acerca de sutilezas como la posición preferida hasta un biberón diferente.

Dentición

La dentición puede ser dolorosa a medida que cada nuevo diente atraviesa las encías. Algunos bebés sufren más que otros, pero es probable que todos estén inquietos y llorosos en algún momento.

Intenta palpar sus encías con el dedo. Tal vez te sorprenda descubrir la protuberancia dura de un diente de leche emergente. En promedio, el primer diente rompe entre los 4 y 7 meses, aunque puede suceder antes.

Quiere tranquilidad

Los bebés aprenden del mundo que los rodea, pero a veces les resulta difícil procesarlo todo: luces, ruido, pasar de brazo en brazo. Llorar puede ser una forma de decir: “Ya basta”.

Muchos recién nacidos disfrutan ser envueltos haciendo que se sientan más seguros cuando el mundo se les vuelve abrumador. Si tu bebé es mayor para envolverlo o no le gusta, intente retirarte a un lugar más tranquilo y deja que se relaje.

Quiere más actividad

Puede que tu bebé sea más extrovertido y, a menudo, la única forma de detener su llanto sea el alboroto o mantenerse más activo. Esto puede ser agotador para ti si necesitas callarle.

Intenta llevarle boca abajo en un portabebés para que pueda ver toda la actividad a su alrededor. Planifica actividades como salir con otros padres con bebés a lugares para niños.

No sentirse bien

Si has cumplido con sus necesidades básicas, lo has consolado y todavía llora, podría estar sufriendo por alguna otra razón. Revisa su temperatura para descartar fiebre y mantén la alerta cualquier signo de enfermedad.

El llanto de un bebé enfermo tiende a ser distinto del causado por el hambre o la frustración. Si el llanto no te suena igual, confía en tus instintos y llama o visita a un médico.

Llorón

¿Qué hacer si tu bebé todavía sigue llorando?

Los bebés tienen sus razones pero no las palabras para decirnos qué les pasa.

  • Procura consolar a tu bebé y no perder los nervios. Pasa al niño a otra persona que esté tranquila.
  • Acaricia su tripita o la espalda, esto también sosiega al bebé. 
  • Puede que el pañal le apriete, quítaselo y déjale patalear a sus anchas.
  • El aburrimiento también es motivo de llanto. Anda por la casa, enseñándole cosas, contándole qué ves por la habitación…
  • Ponle en su cochecito y anda por la casa o por la calle. El vaivén y traqueteo le harán tranquilizarse.
  • Sube al bebé en su silla de coche y dale una vuelta por el barrio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*